Menú

15 recomendaciones para fomentar la autoestima infantil

Todos tenemos un concepto de nosotros mismos, lo difícil es mantenerlo: aceptación de uno mismo, quererme como soy, no dejarme influenciar por ciertos estímulos externos, todo ello para ser capaz de llevar una vida social equilibrada. Esto nos demuestra que la autoestima es una cualidad que debe ser trabajada.

El desarrollo integral de un niño implica que los padres, como adultos, no sólo atiendan sus necesidades materiales, sino también, las emocionales: amor, cariño, atención y afecto. Es importante que podamos ayudar a los niños a sostener y moldear su autoestima, que se quieran, que confíen en sí mismos y en sus aptitudes y capacidades. Para ello son estas recomendaciones, para reforzar y fomentar la autoestima en los niños.

  • Es importante estar presentes, tenerlos en cuenta. Dedícales tiempo exclusivo, escúchalos con atención cuando te hablen, mirándolos, dando muestras de que escuchas y te interesas. Deja el móvil por un rato.
  • Dales responsabilidades, fomenta su autonomía. Hay muchos aspectos de la vida cotidiana de un niño en que se le puede ofrecer autonomía. Por ejemplo, en sus hábitos diarios de higiene, alimentación, sus obligaciones, en la gestión de su tiempo de ocio. Déjales tomar pequeñas decisiones y elegir entre diferentes opciones acordes a su edad. Por ejemplo, pueden cocinar contigo o preparase ellos su almuerzo, ayudarte a secar y recoger los platos, poner la mesa, elegir la ropa que se quieren poner.
  • Facilita situaciones donde pueda relacionarse con diferentes niños.
  • Establece límites y sé consistente con ellos. Los límites dan seguridad, marcan el camino y los niños los necesitan.
  • No lo compares. Ni de forma negativa ni positiva. Ni con sus hermanos ni con sus amigos. No compares a un niño con nadie, y tampoco lo hagas con adulto. Nadie es mejor ni peor que nadie, todos somos diferentes. Le quieres y valoras por ser él mismo, no por ser mejor ni peor que otros.
  • No le etiquetes. Las etiquetas ( “el listo”, “el vergonzoso”, “el revoltoso”…) tanto en positivo como en negativo son perjudiciales. Una etiqueta en positivo puede generar ansiedad en el niño intentando cumplir siempre con tus expectativas y sintiéndose muy mal cuando no lo consigue.
  • Cuando tenga un mal comportamiento juzga las conductas y no al niño, no es lo mismo decir “qué malo eres” que “está mal que empujes a ese niño”. Cuando el niño haga algo mal hay muchas maneras de decírselo: no está bien que pegues a tus hermanos, no tienes que romper los juguetes o tenemos que trabajar bien las mates.
  • Déjale probar, explorar cosas nuevas, equivocarse. No le des las soluciones de manera inmediata, deja que lo intente y si fracasa tranquilízalo y habla de qué podíamos haber hecho de manera diferente. Reconozcamos nuestros propios errores.
  • Sé lo más específico posible a la hora de hacer halagos, es preferible decir “Me gusta mucho cómo has recogido todos tus juguetes” que “te has portado bien”. Es importante que el niño sepa exactamente qué es lo que te ha gustado y además son halagos más creíbles. No exageres.
  • Valora sobre todo el esfuerzo, no te limites a premiar el logro.
  • No le sobreprotejas. Mostrar excesivamente nuestro miedo a separarnos, a que intenten cosas nuevas le puede trasmitir inseguridad.
  • No le critiques delante de otros, aunque parezca que no escucha.
  • Valida sus emociones. Acepta y da por válido aquello que está sintiendo, tanto si estamos de acuerdo o no con su punto de vista o sus sentimientos.Validar es el arte de poder empatizar y comprender lo que otra persona siente.
  • Si tienes más hijos, intenta buscar, de vez en cuando un espacio individual para cada uno.
  • Y sobre todo, fomenta tu propia autoestima y autocuidado pues eres el mejor ejemplo que puede seguir.

www.lalupaweb.com-15-recomendaciones-autoestima-niños

¡Qué bueno que te haya gustado! Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: