Menú

Adiós a Umberto Eco

www.lalupaweb.com-umberto-eccoEl intelectual italiano ha muerto hace unas horas en Milán, a los 84 años: decimos adiós a un pensador polifacético, narrador y ensayista, filósofo y semiótica. Un sabio.

Umberto Eco nació el 5 de enero de 1932 en Alessandria, una localidad al norte de Italia. Hijo de un contable que tuvo que compartir en la Segunda Guerra Mundial, sus padres le inculcaron la curiosidad y las ganas de aprender. Se doctoró en Filosofía y Letras a los 22 años con un trabajo que constituiría su primer libro: el ensayo El problema estético en Santo Tomás de Aquino (1956). Para entonces, Eco ya trabaja como profesor universitario, especializándose en semiótica, la ciencia que estudia los sistemas de signos que permiten la comunicación. Imparte clases en Turín, Florencia, Milán… Publica dos nuevas obras fundamentales para esta disciplina, Obra abierta(1962) y La estructura ausente (1968), y tres años después de esta última —cuando ni siquiera ha cumplido cuarenta años— logra la cátedra de Semiótica de la Universidad de Bolonia.

El escritor se convierte, muy pronto, en un ensayista de referencia, tan polémico como visionario: Apocalípticos e integrados (1965), La forma y el contenido (1971),El signo (1973), Tratado de semiótica general (1975), El superhombre de masas(1976), Desde la periferia al imperio (1977), Lector in fabula (1979), Semiótica y filosofía del lenguaje (1984), Los límites de la interpretación (1990), La búsqueda de la lengua perfecta (1994), Kant y el ornitorrinco (1997), Historia de la belleza(2005), Historia de la fealdad (2007), Confesiones de un joven novelista (2011) oHistorias de las tierras y los lugares legendarios (2013) son algunos de los ensayos fundamentales para quienes trabajan con la lengua o sienten interés por la cultura. Filólogos y periodistas han disfrutado de la obra de Umberto Eco…

Pero queda su narrativa, por supuesto: la faceta de Umberto Eco que le acercó al gran público. En 1980 debutó con un libro superventas: El nombre de la rosa, una novela histórica que también podía leerse como una novela policíaca, y que contó pocos años más tarde con una versión cinematográfica. Le seguirían El péndulo de Foucault (1988), La isla del día de antes (1994), Baudolino (2000), La Misteriosa Llama de la Reina Loana (2004), El cementerio de Praga (2010) y Número cero(2015).

En 1969 participó en la fundación de la Asociación Internacional de Semiótica, en la que ha continuado implicándose hasta su muerte. Umberto Eco recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el año 2000, y ha logrado muchas otras distinciones: en Italia es Caballero Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República Italiana, Medalla de Oro al mérito de la cultura y el arte, y premios Strega, Médicis y Bancarella; en Alemania tiene la Ordine Pour le Mérite für Wissenschaften und Künste y la Gran Cruz federal al mérito con estrella; en Austria, el Premio del Estado Austriaco para la Literatura Europea; en Francia es Caballero de la Legión de Honor, Comendador del Orden de las Artes y las Letras y Premio Médicis Étranger; etcétera. Fue miembro honorario de una decena de academias, formó parte del Foro de Sabios de la Mesa del Consejo Ejecutivo de la Unesco, y ha sido nombrado doctor honoris causa por más de cuarenta universidades de todo el mundo. Su amor por Bolonia, la ciudad en la que desarrolló su carrera profesional, se plasmó en la fundación —en el año 2001— de la Escuela Superior de Estudios Humanísticos, una institución de altísimo nivel para fomentar la cultura universal.
www.lalupaweb.com-el-nombre-de-la-rosa

¡Qué bueno que te haya gustado! Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: